jueves, 26 de febrero de 2015

LOS SUSURRADORES

Susurrando Poemas y cuentos









Los susurradores son tubos de cartón que sirven para transmitir poesías  que se recitan al oído  con la pretensión de ralentizar el tiempo. Transportando  a lugares soñados, sin moverse del lugar. Invita a detenerse en este mundo apresurado para disfrutar de la palabra. En el momento en que a la persona se le susurra en el oído la cara de éste va cambiando, es increíble, de la sonrisa a la meditación o al asombro. Se establece un vínculo lúdico entre el que susurra y el que es susurrado, genera placer y enciende el deseo de tomar contacto con otros textos poéticos
Esta actividad nos permite entre otras cuestiones
-Fomentar el gusto por la lectura
- El uso de tubos de cartón para decir cosas al oído de otros, movilizando las emociones.
- Se susurran: poesías, cuentos cortos, fragmentos de textos diversos, novelas, cuentos enteros, anécdotas cotidianas, canciones, adivinanzas, coplas, tantanes…
- El susurrador es un promotor de la lectura.
- Es un recurso atrapante para los lectores  sin interés por la poesía.
- Genera cohesión grupal y afirmación individual.
-Fomentar la participación y el trabajo en equipo.
- Genera espacios para compartir y comprometerse  en una tarea común.
- Propicia el dar y el recibir.
- Habilita la lectura.
-Centra la atención en la palabra.
- Invita al juego

La propuesta paso a paso
 Decoración de tubos de cartón.
Experimentación libre con los tubos.
Contarse por parejas  (Tríos) poemas, adivinanzas, trabalenguas…utilizando un tubo, dos o tres.
Repartir un cuento entre los participantes(la brujita PIMIENTA)  y un tubo largo  para cada uno. Hacer que coincidan todos en un punto fijo del suelo y escuchar o leer según nos toque.
Regalar poemas a otros.

Alguna experiencia de ejemplo

En 2007 Mirta Colángelo, por medio de su amigo y artista plástico, Juan Lima, se entera del

grupo francés Les Souffleur (susurran poesía en parís como modo de “desacelerar el mundo”). La idea le pareció fascinante y decidió implementarla en sus talleres. Al año siguiente, en abril de 2008, Celeste Agüero conoció a Mirta en Buenos Aires y volvió de allí con un susurrador. A partir de ese momento comenzó a susurrar ella sola en Córdoba, hasta que en Agosto de 2009 decidió organizar un primer taller de susurradores. Desde  ese año han realizado distintas intervenciones, talleres y performances en diferentes instituciones y espacios públicos. Llevando la poesía a la calle, actos públicos, conciertos, bibliotecas, hospitales, ómnibus, tribunales, universidades, fogones, teatros, escuelas, radios, bancos, festivales, montañas… a la vida cotidiana. El maravilloso arte de susurrar es para todas las edades y para todas las estaciones.





No hay comentarios:

Publicar un comentario